¿GPS en el examen de conducir?


Las clases prácticas que imparten las autoescuelas tienen como objetivo simular las situaciones cotidianas de circulación. Con ellas se puede evaluar si el aspirante sabe desempeñarse por ellas. Y lo mismo ocurre con el examen, que se adapta poco a poco a la realidad de circulación de hoy en día.

Es precisamente ese el motivo por el cual la Driver and Vehicle Standards Agency (la DGT británica) decidió el pasado año incluir en el examen práctico el uso y manejo del GPS. ¿Es realmente necesario? ¿O la medida llega tarde?

El GPS en los exámenes de conducir de Reino Unido

La inclusión del sat nav (como ellos llaman a los GPS) fue una de las medidas del paquete de reformas que la agencia británica anunció para su examen de conducir el año pasado. Se ha hecho efectivo este 2018.

Hasta ahora, en la prueba de “conducción independiente”, el aspirante debía conducir siguiendo las indicaciones del examinador, sin importar tanto el destino como la capacidad de circular adecuadamente. Ahora, el examinador podrá pedir que se introduzca una dirección en el GPS y se circule siguiendo las indicaciones de este. La prueba cobra además mayor protagonismo al verse aumentado su duración de 10 a 20 minutos.

La inclusión del GPS responde a la necesidad de reflejar la mayor presencia de las nuevas tecnologías en el día a día de los conductores. De hecho, las encuestas dicen que el 52% de los conductores británicos cuentan con navegador por satélite en el coche. Algo que va en consonancia con el aumento de uso de dispositivos electrónicos en el coche.

Examen de conducir

¿Usaremos el GPS en los exámenes en España?

Todo apunta a que en España seguiremos el ejemplo de Reino Unido y que el GPS estará en los nuevos exámenes para obtener el permiso de conducir. El director general de la DGT, Gregorio Serrano, anunció hace unos meses los nuevos cambios que se incluirán en la nueva Ley de Tráfico. Su borrador podría estar ya en manos del Ministerio de Interior para su revisión.

Entre esos cambios estarían las novedades a incluir en los exámenes de conducir (tanto el teórico como el práctico) y que tendría como objetivo actualizar dichas pruebas al uso que actualmente se hace de las nuevas tecnologías.

El abandono definitivo del papel por la informatización, el uso de tablets para visualizar vídeos durante las pruebas es un ejemplo de esta actualización. Otra es el colocar inhibidores de frecuencia para evitar “pinganillos” y con ello trampas en el examen.

El uso del GPS en la fase de conducción autónoma del examen práctico sería otra de las novedades de la obtención del permiso. No preocupará tanto el saber usar el dispositivo en sí mismo (algo trivial para las nuevas generaciones) sino en formar sobre cómo y cuándo usarlo durante la conducción.

práctica de conducir

Como hemos mencionado en otras ocasiones, aunque sea un dispositivo para asistir en la conducción no todo vale para usarlo. Los GPS también podrían tener presencia en la formación teórica. Aventurándonos a hacer hipótesis, quizá se pregunte sobre qué dispositivo es o no legal, y la diferencia entre avisador, detector e inhibidor.

Los asistentes a la conducción sustituirán a los sencillos navegadores

Una vez aprobada la nueva ley, quedará por decidir qué tipo de GPS se utilizaría para el examen. Con el fin de estandarizar la prueba este podría ser el mismo modelo para todas. O al menos navegadores similares que ofrezcan las mismas prestaciones.

En Reino Unido es el examinador el que entrega al aspirante el dispositivo, sin que este tenga la posibilidad de usar uno propio. El objetivo es precisamente usar un aparato estándar y común en todo el país, que en este caso se trata de un sencillo modelo con pantalla de cinco pulgadas y sin más prestaciones que la de guiar al conductor durante el recorrido.

¿El motivo de usar modelos tan básicos? Quizá que buena parte de los conductores que conducen con navegador aún usan navegadores sencillos con mapas precargados. Sin embargo, son cada vez más los que usan asistentes a la conducción con información en tiempo real.

Dispositivos que ofrecen información sobre el estado del tráfico, avisos en carretera sobre incidentes en la ruta (como accidentes de tráfico) y control por voz. Además, el aprendizaje de su uso es sencillo y apenas lleva unos minutos.

aplicacion-coyote

Todas estas prestaciones, de usarse, mejorarán las condiciones de seguridad del aspirante a conductor sin que necesariamente conlleve a realizar una prueba menos exigente. Después de todo, esta mejora de la seguridad la tienen millones de conductores Coyote por toda Europa.

No sería descabellado que a medio plazo podamos ver dispositivos GPS en los exámenes de conducir, a medida que se vayan popularizando entre los conductores de todo el mundo.

 

 

Imágenes | iStock/AlexRaths, Gobierno de Reino Unido | Oregon Department of Transportation

En MyCoyote & https://www.cosasdecoches.com