Carné de conducir internacional


Carné de conducir internacional, lo que necesitas para conducir en el extranjero

Permiso Internacional, carné de conducir internacional.

El permiso internacional de conducción es necesario para poder conducir temporalmente por el territorio de países que no sean miembros de la Unión Europea y que no hayan adoptado el modelo de permiso previsto en los Convenios de Ginebra o Viena. El modelo y prescripciones del permiso internacional para conducir se adaptan a lo dispuesto en el Convenio Internacional de Ginebra de 19 de septiembre de 1949. Se compone de una cubierta o cartulina de color gris en forma de tríptico y 16 páginas, en donde, en diferentes idiomas (español, alemán, inglés, francés, italiano, portugués, árabe y ruso), constan los datos personales del titular y de los permisos que posee. Este tipo de permiso tiene una validez de 1 año. y no es válido para conducir en el país que lo expide (en nuestro caso, en España).

Una de las ventajas de vivir en la Unión Europea es que sus habitantes pueden moverse con libertad en todo su territorio con la identificación nacional. Esto se puede extrapolar a la conducción, pues el permiso de conducir español tiene validez en cualquiera de los países europeos. Sin embargo, si se está planeando un viaje a alguna localidad más lejana hay que considerar la posibilidad de sacarse el carné de conducir internacional.

 Fuera de la Unión Europea o en los países que no hayan adoptado el modelo de permiso previsto en los Convenios de Ginebra o Viena, el carné ordinario del país no tendrá ninguna vigencia. Para estos casos es totalmente necesario disponer del permiso internacional de conducción, un documento diferenciado y universal, en definitiva, con el que se puede conducir en cualquier lugar del mundo (excepto en el lugar donde se expide).

¿Qué es?

El carné de conducir internacional no es otra cosa que una traducción en varios idiomas (español, alemán, inglés, francés, italiano, portugués, árabe y ruso) del permiso de conducción. Como decíamos es el documento necesario para conducir en el extranjero cuando se salga de la Unión Europea (o en países fuera de los Convenios de Ginebra o Viena).

Para que tenga validez es necesario presentarlo con el carné de conducir nacional. Además cuenta con la peculiaridad de tener una validez de un año, no de 10 años como en el ordinario. Su formato es muy distinto al acostumbrado en la actualidad de tipo tarjeta. Se parece mucho más al antiguo permiso en papel, pues consta de una cubierta o cartulina de color gris en forma de tríptico y 16 páginas, donde aparecen las traducciones en distintos idiomas.

¿Cómo se consigue?

El permiso de conducir internacional se expide en las Jefaturas provinciales de la DGT. Por ello, el primer paso a realizar es pedir cita previa a través del teléfono 060 o de la sede electrónica. Hay que tener en cuenta que sin cita previa no nos atenderán y que hay que hacerlo con antelación. En algunas Jefaturas de ciudades grandes (como es el caso de Madrid) los tiempos de espera para pedir cita pueden llegar a las dos semanas.

Para los que tengan dudas, la cita necesaria para obtener el carné de conducir internacional es la de “trámites de oficina” y en el “área de conductores/vehículos”. Una vez se han dejado los datos personales y elegido fecha y hora para la cita, toca empezar a preparar la documentación necesaria. Hay que llevar cumplimentado el impreso oficial de cuestiones varias con los datos y el trámite a realizar. No es obligatorio (el documento se puede pedir en la Jefatura), pero se agilizará la gestión.

Se necesita:

  • Ser titular de un permiso de conducción que esté vigente.

Documentación necesaria

  • Impreso oficial.
  • Tasa: ver hoja informativa.
  • Documento Nacional de Identidad, Pasaporte o Tarjeta de Residencia Original en vigor.
  • Una fotografía actualizada, de 32 x 26 mm. en color.  Cuando se trate de solicitantes que por su religión lleven el cabello cubierto , se admitirán las  fotografías con velo, siendo la única limitación para su admisión, que el óvalo del rostro aparezca totalmente descubierto desde el nacimiento del pelo hasta el mentón, de forma que no impida o dificulte la identificación de la persona .

Impreso oficial